• Urbanismo de Vanguardia

    • Las décadas de lúcida experiencia que ha acumulado este creador le convierten en un brillante exponente de la arquitectura contemporánea

    David Chipperfield (cuando la arquitectura aborda la vida más allá del espacio) / 

    El arquitecto traza un cuerpo bidimensional para arremeter contra el espacio,  encarnando un recinto donde la vida toma forma y color, un cuerpo harmónico  en el que cabe el ritual, el amor, la cordura y el placer. El espacio delimitado por las paredes es la mimesis de lo que sucede en la cavidad auditiva biológica, una caja de resonancia donde el sonido rebota  lo mismo que la luz, maravillando los sentidos. El espacio habitable diseñado a la medida del hombre, es mimesis de lo que nos ha brindado la naturaleza: el centro cavernoso y arquetípico de la Terra Mater.     

    David Chipperfield (1953) ha ejecutado espacios lumínicos en los que se desenvuelve la vida plenamente, en estas décadas de labor creativa se ha merecido las palmas y los galardones internacionales. No es para menos, su filosofía de trabajo y singular estilo le han permitido crear espectaculares obras de arte, maravillosas piezas arquitectónicas que se ubican entre el contexto y la función. Sin olvidar un fragmento sus diseños se han erigido inmaculados, no se escapa un detalle; las obras de Chipperfield son límites físicos y estéticos donde se adivina el trabajo de un genio.

    En el 2012 el arquitecto ingles lidero la treceava edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia, haciendo de Commond Ground una bienal digna de recordarse. Este año Chipperfield ha sido galardonado con el Japan Art Association’s Praemium Imperiale, relevante galardón para el mundo de las artes. La visión de este creador se centra en el lenguaje que es la arquitectura, el idioma de las ciudades en donde se conecta la vida de todos, en donde un sinfín de actividades tienen parte y la arquitectura debe asegurar su afinidad con la armonía.

    La cooperación y la interacción es parte importante en la filosofía de trabajo en este creador contemporáneo, una importante asociación en el desarrollo de la obra no solo con su equipo de trabajo, sino con la gente, el entorno y la naturaleza. Para este artista una obra arquitectónica ha de ser significativa para las actividades, emociones y sentimientos que se desarrollaran en sus inmediaciones, un órgano sensible que intensifica la experiencia humana con su belleza y armonía. En palabras de Chipperfield:

    Existe un peligro cuando cada edificio tiene que lucir espectacular, mirarse como si estuviese cambiando al mundo. No me importa como se ve un edificio si significa algo, no para los arquitectos, para las personas que lo usan.

    Tagged: David Chipperfield, arquitectura, arquitectura contemporánea, urbanismo