• Arte de la Inspiración

    • Este enternecedor cartel-poema homenajea al vital elemento químico del aire, y con sus partículas de titanio, lo limpia, ennobleciendo la función ambiental de la tecnología y el arte.

    Este cartel honra al aire con un poema y, literalmente, lo purifica / 

    Escribo en veneración al aire. Tenía seis o cinco
    cuando un hechicero abrió mi puño cerrado
    y sostuve en mi palma el cielo entero.
    Desde entonces lo he cargado conmigo.

    Simon Armitage.

    El ingenio y la creatividad son poderosos impulsores de transformación. Los humanos hemos intervenido el entorno en una búsqueda por mejorarlo, sin embargo, esta noción, aunada a un un individualismo culturalmente ascendrado, ha puesto en jaque al medio ambiente.

    Hoy, quizá como un llamado a la supervivencia, el medioambiente ocupa innumerables discusiones y su cuidado es el principal objetivo de múltiples estrategias y proyectos. Y en esta misión se combinan diversos campos, como la ciencia, la tecnología, el arte y, en general, la innovación creativa. Como muestra, al norte de Inglaterra, en la Universidad de Shieffiel, se erige un monumental poema en uno de los costados de un edificio. Aparentemente podría tratarse de un espectacular común, quizá anunciando algún producto o servicio.  Pero al contemplarlo con cierto detenimiento, nos encontramos una oda al aire, desdoblado con un sencillo e inspirador poema del británico Simon Armitage, "In Praise of Air”.

    El poema es una intervención artística que desafía el formato (y finalidad) de los anuncios comerciales. Sus letras homenajean elegantemente al aire en un atisbo de estética y persuasión inspiradora, pero el cartel cumple además una función acorde a su objeto de homenaje. Hecho a base de dióxido de titanio, el poema limpia el aire, en un equivalente a la polución de 20 automóviles diarios, lo que le dota dado una notable cualidad transformadora. Además, esta obra se auto-limpia mediante un proceso de captación de agua de lluvia

    Cada intervención cotidiana tiene el potencial de mejorar el entorno, quizá sea esta la mejor lección de ambos proyectos. Probablemente con una mutación de paradigma, en unos años nuestros propios zapatos estarán produciendo energía, o limpiando la huella ambiental. La clave parece estar en imaginar colectivamente un panorama futuro que combine, con ética y creatividad, los elementos disponibles para editar el escenario. 

    Tagged: aire, naturaleza, contaminación, medio ambiente