• Destinos Inspiradores

    • Para los amantes de los paraísos en su manifestación de agua, ofrecemos una guía por las cataratas más inverosímiles y hermosas del mundo.

    Guía de viaje por las cascadas más bellas del mundo / 

    Las cascadas no sólo son una de las más sublimes formas del arte natural, son también una invitación a sentir, en el movimiento del agua, la corriente eléctrica que nos confiere vida. En esta guía se mencionan algunas de las más imponentes caídas de agua de alrededor del mundo, y que como destino constituyen un tipo de viaje intensamente sensorial y contemplativo.

    Salto del Ángel, Venezuela

    Esta es la catarata más alta del mundo, cayendo desde nueve mil metros de las orillas de la montaña Auyantepui, en Venezuela. De hecho es tan alta que mucha del agua de evapora o se disipa antes de tocar el suelo. Si te paras cerca de ella sentirás la niebla y el rocío envolviéndote por completo.

    Cataratas de sangre, Antártica

    Estas misteriosas y viscerales caídas de agua son el resultado de agua salada mezclada con óxido de hierro. Pero su real misterio reside en qué vive en esas aguas: aunque las pruebas del agua muestren muy poco oxígeno, se han identificado más de diecisiete especies de microbios nadando allí, que sobreviven gracias a su capacidad metabólica que utiliza el sulfato como catalizador respiratorio.

    Las cataratas Ban Gioc – Detian, entre China y Vietnam

    Este espectáculo acuífero es la cuarta catarata más grande de la frontera nacional, sólo detrás de Iguazú, el Niágara y las cascadas Victoria. El impresionante bosque montañoso que las alberga añade magnificencia al lugar, especialmente el Tongling Gorge, que fue recientemente descubierto y es casa de varias especies endémicas; especies que no pueden encontrarse en ningún otro lugar del globo.

    Dettifoss, Islandia

    Esta cascada es generalmente reconocida como la más grande y poderosa catarata de Europa. Aun no es utilizada como fuente de energía y permanece virginal en la limpieza visual que solo Islandia ofrece. Es un verdadero paraíso hídrico que nos invita a contemplar la muralla y penetrarla. 

    Cataratas de Iguazú, entre Argentina y Brasil

    Dividiendo la frontera entre estos dos países, las cataratas de Iguazú es uno de los panoramas más imponentes y surreales del mundo. De acuerdo a la leyenda, el lugar se formó cuando una hermosa joven se rehusó a casarse con un dios y decidió casarse con su amante mortal. Mientras los amantes escapaban en una canoa, el dios, en su ira, partió el río en dos, condenándolos a una caída eterna. Cientos de amantes han encontrado romance en estas caídas desde entonces.

    Gullfoss, Islandia

    Al igual que Dettifoss, este es uno de los lugares más arrebatadores del orbe. Gulfoss se localiza en el Cañón del río Hvítá y uno de sus aspectos más increíbles ocurre cuando uno está acercándose a las cascadas: ya que la grieta está escondida de la vista, da la apariencia de que el poderoso río simplemente desaparece al interior de la tierra.

    Cataratas del Niágara, Canadá

    Quizá una de las cascadas más famosas y visitadas del mundo, las Niágara son una importante fuente de poder hidroeléctrico y han inspirado que algunas personas se avienten en caída libre con paracaídas o la atraviesen en una cuerda floja. Son las cataratas que representan el poder natural en su máximo y que caen en nuestro imaginario colectivo como el arquetipo de la fuerza de la naturaleza.

    Las cascadas de Plitvice, Croacia

    Unificando a la serie de lagos más encantadora de la Tierra, las cascadas de Plitvice son lo que imaginamos como paraíso alguna vez. El agua parece surgir de cada uno de los bordes de las montañas, juntándose en un prístinos lagos en su camino cuesta abajo. El ecosistema de este lugar es infinito y verde en algas, musgos y bacterias. 

    Tagged: cascadas, naturaleza, destinos, Destinos Inspiradores