• Agentes de Cambio

    • Merian no sólo sentó las bases para la entomología moderna, sino también viajó a América para dibujar in situ los cambios de algunos insectos.

    Implicaciones culturales de representar la metamorfosis de una mariposa / 

    El siglo XVII sentó las bases para la ciencia moderna, y en general lo hizo con una creatividad insólita. En ese tiempo, en que las mujeres eran una rareza en la ciencia, Maria Sibylla Merian (1647-1717) hizo una de las contribuciones más importantes al campo de la entomología en la historia de la ciencia. Sus meticulosos dibujos de mariposas y palomillas acaban de ser redescubiertos y celebrados en una reciente exposición en el Museo Getty, y antologados en un hermoso libro llamado Maria Sibylla Merian: Insects of Surinam de la editorial Taschen. Sus dibujos fueron especialmente influyentes en moldear nuestro entendimiento de la metamorfosis de la mariposa y allanaron el camino para la entomología moderna.

    Merian fue una entomóloga y aventurera brillante que crió sus propios insectos y después se maravilló con las mariposas (las cuales eran un mundo desconocido para la ciencia) y se fue Sudamérica a estudiar las especies. Una aventura completamente extraña en el momento. Fue, de hecho, la primera mujer que escribiría esta aventura en la historia. Vladimir Nabokov, en su última novela Ada o el Ardor describió elegantemente el voluptuoso placer del estudio de insectos, mismo que quizá sintió Merian al embarcarse a Sudamérica en busca de rarezas: “Si pudiera escribir, describiría, en sin duda demasiadas palabras con cuánta pasión, cuánta incandescencia, cuánto incesto –c’est le mot— el arte y la ciencia se encuentran en un insecto”.

    A Merian le tomó seis años clasificar y evaluar sus especímenes, pero cuando eventualmente publicó su obra,  Metamorphosis Insectorum Surinamensium, en 1705, la historia de la entomología –y quizá también de las mujeres- cambió para siempre. En sesenta grabados en cobre, Merian ilustró las etapas de los insectos que observó pacientemente por seis años. Dibujó mariposas, mariposas nocturnas y orugas sobre las plantas que encontró en su camino. Hasta ese momento nadie había documentado los ciclos vitales de las mariposas y otros insectos. Su trabajo es exquisito a un nivel estético también; baste ver el detalle caprichoso con que dibujaba sus insectos, como si por medio de ello “vistiera de gala” a especies para su presentación en sociedad. La primera presentación de la historia. 

    Tagged: mariposas, insectos, naturaleza, arte y naturaleza, Agentes de Cambio, Maria Sibylla Merian