• Urbanismo de Vanguardia

    • Este proyecto recolectará agua de lluvia para paliar los incendios con drones y combatir las sequías en este pulmón terrestre.

    Un rascacielos con apariencia de flor de loto velará el Amazonas / 

    A estas alturas, el cambio climático es un hecho aceptado por la comunidad científica. Jamás habían vivido tantos seres humanos al mismo tiempo en el planeta (más de 7 mil millones).  Esto, aunado al sistema capitalista que promueve el consumismo frenético de los recursos existentes, amenaza la salud planetaria. Mientras la conciencia sobre este inminente hecho crece, miles de personas adecuan sus hábitos para hacerlos más amigables con el ambiente y responder, así, a cientos de ecosistemas que demandan un mayor cuidado.

    El Amazonas es una de las regiones más vivas del planeta, y por lo tanto valiosas, indispensables. Llamada comúnmente “el pulmón del mundo”, esta zona juega un rol fundamental en la regulación de CO2 del planeta. La selva tropical más extensa del mundo abarca ocho países sudamericanos y 6 millones de km2. Hoy, esta inmensa extensión de vida preocupa a cientos de científicos y miles de personas, que buscan protegerla.

    Los diseñadores chinos Jie Huang, Jin Wei, Qiaowan Tang, Yiwei Yu, y Zhe Hao imaginaron una torre vigilante del Amazonas. Estéticamente, su idea está inspirada en la forma de la flor de loto. Se trata de un rascacielos nombrado The Rainforest Guardian, que estará ubicado en la parte más alta de la selva amazónica, y fue diseñado para combatir los incendios en la vasta zona. El edificio recolectará agua de lluvia que será transportada por drones, los cuales, como un incansable ejército, esparcirán el líquido en las zonas agredidas.

    Hasta hoy The Rainforest Guardian es un proyecto, pero uno aparentemente viable. La tecnología podría revertir los efectos ecocidas mientras se ponga al servicio de la conciencia, y este centinela es solo un atisbo de lo que esta simbiosis podría detonar. 

    Tagged: The Rainforest Guardian, urbanismo, ciudades