• Viajes y Viajeros

    • Como un planeta completamente distinto, el Monte Erebus es uno de los lugares más prometedores de la Antártica desconocida.

    Monte Erebus en la Antártica, el paisaje del infierno congelado / 

    El monte Erebus es el volcán más activo del sur del planeta. Se comenzó  a formar hace alrededor de 1.3 millones de años y ahora se levanta a 3,794 metros sobre el nivel del mar en la Antártica. Sus lados están cubiertos de hielo y nieve, glaciares, grietas y el ocasional río de lava, pero lo más espectacular es el vapor que sube de su cumbre y sus numerosas válvulas de escape, que desafían el calor que yace debajo.

    Erebus es una suerte de infierno congelado, blanco por fuera, incandescente por dentro. Las constantes erupciones del volcán han dejado magníficas esculturas de cuevas y torres sobre el paisaje. Sus faldas están cubiertas de picos gigantes de hielo, miles de ellos, llamados fumarolas. Estas se forman debido a que los gases y el calor que se escapan por los lados del volcán derriten la nieve que está más arriba y forman cuevas. El vapor que escapa de las cuevas se congela al momento de salir al aire y construye chimeneas hasta de dieciocho metros de altura.

    El monte Erebus fue descubierto durante una expedición en 1841 liderada por Sir James Clark Ross, quien lo nombró en honor a uno de sus barcos, el H.M.S. Erebus, que en turno había sido nombrado en honor al dios griego de la oscuridad primigenia. Pero nadie llegó a la cima hasta 1908.

    Mientras su fama se debe a su prístina y vaporosa belleza, el Monte Erebus es conocido también por ser el lugar en donde cayó el avión de Air New Zealand Antartic el 28 de noviembre de 1979. Los restos de la aeronave aún se pueden ver desde las alturas. Es un increíble destino tanto para escalar (profesionalmente) como para dar un paseo en avión y verlo humear desde los cielos.

    Tagged: viajes y viajeros, destinos, paisajes, Monte Erebus, Antártica Credits: Imágenes (I: Carsten Peter / National Geographic)