Meeting & Events

The Ballroom

Guest Details

If you selected Corporate must complete the fields in Red.
From
To
Do you need hotel rooms? Yes No

Unforgettable Books

Inglés
  • Libros Inolvidables

    • El autor de esta obra se distingue por aportar una versión crítica y fresca sobre lo que está sucediendo con el Arte y la Web.

    Anti-Media Ephemera on Speculative Arts / 

    Florian Cramer ha desarrollado un libro que incita a reflexionar en torno a lo que es vigente, a lo que se caduca o lo que se mantiene en movimiento durante la era digital. Anti-Media Ephemera on Speculative Arts, es un compendio de ensayos que orbitan en terrenos como el porno en línea,  el arte, activistas anti-copyright, 4chan, Anonymous, cultura popular y en general, dialoga esclareciendo el terreno impermanente del espacio virtual como un provocativo todo.

    Sus cuestiones más persistentes rondan el estado actual del arte ¿será vigente por siempre?, el termino arte es un tanto vago y se presta para multitud de definiciones, su función exacta en las sociedad también es un tanto escurridiza. Lo mismo sucede con el Media, término un tanto impreciso que no abarca la complejidad de este fenómeno moderno. Entonces el anti-arte lo mismo que el anti-media, se convierten en claves esenciales para poder echar luz, sobre la definición y la importancia de ambos.

    Anti-Media es un título profundo que se vale de un análisis intensivo de manifestaciones culturales, observaciones en torno a la crítica del Arte y del Media que como señala Cramer, acaban por referirse a sí mismos. Sin lugar a dudas un título relevante que puede llegar a convertirse en un referente crucial para entender el momento en que vivimos. El autor es catedrático en el Willem de Kooning Academie Rotterdam, estudió literatura comparativa en Berlin y está muy familiarizado con el código y la web, Cramer nos adelanta un poco sobre su trabajo y su siguiente libro:

    “Todos los ensayos que he publicado desde 1996 se encuentran bajo licencias libres en mi página web. Mi próximo proyecto tratará la estética de la obscenidad —e inevitablemente incluirá la cultura contemporánea del Internet.”

    Tagged: libros, arte contemporáneo, crítica del arte, Florian Cramer
  • Libros Inolvidables

    • Este delicioso libro nos presenta el drama de las grandes misiones espaciales vistas a través de la mirada de maestros del arte moderno, invitándonos a soñar con la vida de otros planetas.

    Sphere recomienda: NASA y el arte, 50 años de exploración / 

    Explorar el espacio exterior ha sido una meta humana desde antes de que pudiéramos dilucidar qué era, exactamente, esa enorme luz que definía las estaciones y la vida del planeta. Antes de que supiéramos que la Luna carecía luz propia ya había creadores imaginando la vida sobre este satélite y en cientos de planetas más allá. La NASA ha podido hacer realidad el sueño de al fin explorar otros mundos, y reconociendo que además de hallazgos científicos, la exploración espacial satisface una sed de fantasía, fundó un improbable programa de artes en 1962.

    James Webb, el creador del programa, creía que “Los eventos importantes pueden ser interpretados por artistas para proporcionar una visión única de los aspectos significantes de los avances que han marcado la historia de la exploración espacial”, dejando así  un legado artístico que reflejara un lado diferente de la agencia, a través de revelaciones artísticas.

    En el 2008 el Museo Smithsonian celebró el quincuagésimo aniversario de la agencia con una exhibición y un magnífico libro llamado NASA/ART: 50 Years of ExplorationEn él podemos apreciar obras creadas por geniales maestros del arte del siglo pasado como Andy Warhol y Robert Rauschenberg, así como creadores contemporáneos como Annie Leibovitz y Daniel Zeller. Las imágenes del libro nos invitan a explorar los misterios que se encuentran esparcidos por el macrocosmo.

    Si bien NASA es reconocida por sus enormes hallazgos y sus contribuciones a la exploración espacial, su programa de arte germinó piezas verdaderamente inspiradoras. Esta hermosa edición evoca una curiosidad casi infantil que nos hace devorar sus páginas, alimentando nuestros sueños y fantasías. Indudablemente NASA/ART: 50 Years of Exploration es un pequeño tesoro que debe formar parte de la biblioteca personal de cualquier amante del arte, la contemplación espacial o la ciencia.

    Tagged: NASA, exploración espacial, libros, cosmos
  • Libros Inolvidables

    • Jeames Geary escribió uno de los libros más accesibles sobre el recurso lingüístico más bello de todos, la metáfora.

    Los niños son maestros de imaginación y metáfora / 

    Los niños tienen una tendencia a buscar la claridad categórica y experimentan la realidad de maneras profundamente distintas que los adultos. Esto es lo que hace que sean grandes maestros de la imaginación; sus procesos iluminan los mecanismos de nuestras propias mentes. Y una de las propiedades más asombrosas de su busca de claridad es su entendimiento y uso del lenguaje abstracto y de la retórica para entender el mundo y darse a entender. Al estudio de ello se encauza uno de los capítulos del enteramente afortunado I Is an Other: The Secret Life of Metaphor and How It Shapes the Way We See the World [El Yo es Otro: la vida secreta de la metáfora y cómo modifica la manera en que vemos el mundo] de James Geary.

    Primero que nada, James explora el vasto poder de la metáfora:

    La metáfora es mejor conocida como el recurso literario por medio del cual describimos una cosa en términos de otra, como cuando el autor de El cantar de los cantares describe el ombligo de su amada como “el cáliz redondo al que nunca le falta el vino mezclado”. […] Sin embargo la metáfora es mucho más que eso.

    El pensamiento metafórico –nuestro instinto no solo para describir sino para comprender una cosa en términos de otra, para equiparar el yo con el otro—forma nuestra visión del mundo, y es esencial en cómo nos comunicamos, aprendemos, descubrimos e inventamos.

    La metáfora es una forma del pensamiento mucho antes que una forma de las palabras.

    Al parecer los niños son creadores de algunas de las metáforas más persuasivas y originales, y, por otro lado, los mejores receptores del lenguaje figurativo de los adultos. Según Geary, el talento innato que tienen los niños con las metáforas vivas y fértiles es detonado por la misma fuerza conductora que mueve la creatividad adulta: el reconocimiento de patrones (combinar pedazos primitivos de información para crear algo nuevo). El hecho de que los niños no estén reducidos a estrechos convencionalismos de pensamiento y clasificación permite que produzcan expresiones metafóricas alejadas, y por lo tanto efectivas. Cuando los niños llegan a una edad en que por las vivencias que han tenido pueden entender más similitudes, entonces su psicología evoluciona hacia la abstracción. Geary cita un ejemplo efectivo para ilustrar esto.

    Durante el juego de roles, los niños describen sin ningún esfuerzo objetos como otros objetos y luego los usan como tales. Un peine se vuelve un ciempiés; el cereal se vuelve copos de nieve; la costra de un pan se vuelve una curva.

    Algunos niños escucharon cuentos cortos que terminaban o con una oración literal o con una metafórica. En una historia acerca de una niña de camino a casa, por ejemplo, el final literal era “Sally era una niña corriendo hacia su casa”, mientras que el final metafórico era “Sally era un pájaro volando a su nido”. 

    Los investigadores invitaron a los niños a representar la historia utilizando una muñeca. Cuando el final era “Sally era un pájaro volando a su nido”, los niños de cinco a ocho años tendieron a mover la muñeca Sally por el aire, tomando la frase literalmente. Los niños de ocho a nueve años, sin embargo, tendieron a moverla rápidamente por el suelo, tomando la frase metafóricamente.

    A los niños se les complica entender las metáforas más sofisticadas porque no han tenido las experiencias vivenciales que se necesitan para adquirir el almacenamiento necesario de lugares comunes asociados. Sin embargo, su capacidad de abstracción y su vastísimo mundo de representaciones tienen mucho que enseñarnos a los adultos. “Esta es una de las maravillas de las metáforas. Las metáforas afortunadas y frescas no dependen de asociaciones convencionales, preexistentes. En cambio resaltan similitudes inesperadas, nuevas, que no son particularmente características ni del vehículo ni de la fuente ni del objetivo; al menos  hasta que la metáfora misma las revela”, escribe Geary.  En fin, el libro es una gran lectura destinada a expandir el mundo semántico en el que vivimos, y por ende expandir nuestra experiencia en el mundo.

    Tagged: niños, cerebro, cerebro humano, lenguaje, metáforas, libros
  • Libros Inolvidables

    • Jeames Geary escribió uno de los libros más accesibles sobre el recurso lingüístico más bello de todos, la metáfora.

    Los niños son maestros de imaginación y metáfora / 

    Los niños tienen una tendencia a buscar la claridad categórica y experimentan la realidad de maneras profundamente distintas que los adultos. Esto es lo que hace que sean grandes maestros de la imaginación; sus procesos iluminan los mecanismos de nuestras propias mentes. Y una de las propiedades más asombrosas de su busca de claridad es su entendimiento y uso del lenguaje abstracto y de la retórica para entender el mundo y darse a entender. Al estudio de ello se encauza uno de los capítulos del enteramente afortunado I Is an Other: The Secret Life of Metaphor and How It Shapes the Way We See the World [El Yo es Otro: la vida secreta de la metáfora y cómo modifica la manera en que vemos el mundo] de James Geary.

    Primero que nada, James explora el vasto poder de la metáfora:

    La metáfora es mejor conocida como el recurso literario por medio del cual describimos una cosa en términos de otra, como cuando el autor de El cantar de los cantares describe el ombligo de su amada como “el cáliz redondo al que nunca le falta el vino mezclado”. […] Sin embargo la metáfora es mucho más que eso.

    El pensamiento metafórico –nuestro instinto no solo para describir sino para comprender una cosa en términos de otra, para equiparar el yo con el otro—forma nuestra visión del mundo, y es esencial en cómo nos comunicamos, aprendemos, descubrimos e inventamos.

    La metáfora es una forma del pensamiento mucho antes que una forma de las palabras.

    Al parecer los niños son creadores de algunas de las metáforas más persuasivas y originales, y, por otro lado, los mejores receptores del lenguaje figurativo de los adultos. Según Geary, el talento innato que tienen los niños con las metáforas vivas y fértiles es detonado por la misma fuerza conductora que mueve la creatividad adulta: el reconocimiento de patrones (combinar pedazos primitivos de información para crear algo nuevo). El hecho de que los niños no estén reducidos a estrechos convencionalismos de pensamiento y clasificación permite que produzcan expresiones metafóricas alejadas, y por lo tanto efectivas. Cuando los niños llegan a una edad en que por las vivencias que han tenido pueden entender más similitudes, entonces su psicología evoluciona hacia la abstracción. Geary cita un ejemplo efectivo para ilustrar esto.

    Durante el juego de roles, los niños describen sin ningún esfuerzo objetos como otros objetos y luego los usan como tales. Un peine se vuelve un ciempiés; el cereal se vuelve copos de nieve; la costra de un pan se vuelve una curva.

    Algunos niños escucharon cuentos cortos que terminaban o con una oración literal o con una metafórica. En una historia acerca de una niña de camino a casa, por ejemplo, el final literal era “Sally era una niña corriendo hacia su casa”, mientras que el final metafórico era “Sally era un pájaro volando a su nido”. 

    Los investigadores invitaron a los niños a representar la historia utilizando una muñeca. Cuando el final era “Sally era un pájaro volando a su nido”, los niños de cinco a ocho años tendieron a mover la muñeca Sally por el aire, tomando la frase literalmente. Los niños de ocho a nueve años, sin embargo, tendieron a moverla rápidamente por el suelo, tomando la frase metafóricamente.

    A los niños se les complica entender las metáforas más sofisticadas porque no han tenido las experiencias vivenciales que se necesitan para adquirir el almacenamiento necesario de lugares comunes asociados. Sin embargo, su capacidad de abstracción y su vastísimo mundo de representaciones tienen mucho que enseñarnos a los adultos. “Esta es una de las maravillas de las metáforas. Las metáforas afortunadas y frescas no dependen de asociaciones convencionales, preexistentes. En cambio resaltan similitudes inesperadas, nuevas, que no son particularmente características ni del vehículo ni de la fuente ni del objetivo; al menos  hasta que la metáfora misma las revela”, escribe Geary.  En fin, el libro es una gran lectura destinada a expandir el mundo semántico en el que vivimos, y por ende expandir nuestra experiencia en el mundo.

    Tagged: niños, cerebro, cerebro humano, lenguaje, metáforas, libros
  • Libros Inolvidables

    • Dean Radin, el “Galileo moderno”, reconcilia el protocolo científico más estricto con los poderes mentales que se han manifestado a lo largo de la historia.

    Supernormal, un libro fundamental sobre la ciencia de la mente / 

    Supernormal, de Dean Radin es uno de los esfuerzos más importantes que se han realizado hasta ahora en el asunto de conciliar la metafísica y la ciencia. La discusión general gira en torno a las habilidades supernaturales a las que accedieron seres como Buda, Cristo y Mahoma, y cómo en realidad son capacidades ordinarias que todos poseen; sólo estamos muy distraídos la mayoría del tiempo para poder acceder a ellos. Esto sobretodo lo plantea desde el punto de la vista de la ciencia cuántica, que se ha entretejido por más de cuarenta años con la espiritualidad.

    Algo nuevo puede traerse a discusión: la evidencia empírica. La data de laboratorio reunida a lo largo de muchas décadas sugiere que algunas de las cosas que yoguis, místicos, santos y chamanes dijeron son probablemente ciertas. Y eso significa que algunas de las conjeturas científicas de la actualidad están probablemente mal.

    Una vez que la física demostró que los objetos no son más que nubes de energía en movimiento y que la causa y efecto es un juego probabilidades en lugar de seguridades, ya no hay manera de separar los extraordinarios poderes de la mente de la ciencia moderna. Pero si “los súper poderes como levitar o leer mentes pueden de hecho ser reales, ¿por qué no hemos leído al respecto en revistas científicas” plantea Radin. “Esto es porque potencialmente habría muchas personas ofendidas si se tocan temas espirituales desde la ‘oficialidad’ de la ciencia”.   Así, Supernormal se avoca a expandir el diálogo moderno entre la ciencia y las tradiciones contemplativas. Encontrar reconciliación ente el mundo creyente en poderes mentales y el mundo que piensa que esto es absurdo.

    Pacientemente y en un ritmo bastante ameno, Dean explica cómo es que algunos experimentos científicos indican que la experiencia de leer la mente de alguien más o anticipar el futuro son reales. Su talento, como explica Deepak Chopra en el prólogo, reside en regresar a los básicos y encontrar una tierra común. Radin viaja de la experiencia ordinaria al arcano del misticismo. “¿Recuerdas cuando esto te pasó?”, dice. “Bueno, lo mismo era sabido por los yoguis hace mil años y se ha demostrado válido en un laboratorio”. De esta manera y en primera persona presenta la evidencia acumulada de todo tipo de “súper poderes” mientras nos alienta persuasivamente a observar cómo algo puede ser probado y refutado al mismo tiempo (la eterna paradoja entre la ciencia y la magia). Lo que Radin parece estar diciendo es que nuestro futuro depende en gran medida de despertar nuestros potenciales humanos cuanto antes.

    Considero la conciencia como fundamental. Considero a la materia como derivativa de la consciencia. No podemos llegar detrás de la consciencia. Todo lo que hablamos, todo lo que consideramos que existe postula conciencia.

    Con todo, este libro es un recordatorio de que existen más opciones de las que la gente generalmente toma en cuenta, y algunas de esas opciones le dan mucho más poder a la mente, aumentan el potencial de descubrir más fenómenos y convierten al cliché “tú puedes crear tu propia realidad” en una experiencia viva. Radin nos invita a mirar a través de su telescopio hacia corazón del asunto más profundo de la ciencia contemporánea de la mente. 

    Tagged: libros, mente, mente humana, ciencia, Supernormal Dean Radin, Dean Radin